SIDA felino (FIV): causas, síntomas y tratamiento

SIDA felino

SIDA felino

¿Qué es el SIDA felino (FIV)?

El SIDA felino (síndrome de inmunodeficiencia adquirida felina) es una enfermedad causada por FIV (virus de inmunodeficiencia felina). Como sugiere el nombre, este síndrome tiene similitudes con el SIDA humano, causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

¿Es común el SIDA felino?

El SIDA felino es común en todo el mundo, pero su prevalencia varía de un lugar a otro. Por ejemplo, en un estudio de 2017 de gatos en los Estados Unidos y Canadá, el 3.6% de los gatos dieron positivo. Los gatos que se presentan como animales enfermos tienen más probabilidades de ser FIV positivos (por ejemplo, en el estudio de 2017, casi el 10% de los gatos con enfermedad bucal eran FIV positivos).

Del mismo modo, en el Reino Unido entre el tres y el seis por ciento de los gatos sanos dan positivo, mientras que los gatos enfermos analizados durante una visita a una clínica veterinaria tienen una prevalencia más alta del 12-18%.

La infección por VIF es más común en gatos machos intactos (no castrados) que tienen antecedentes de mordidas profundas o abscesos, o que pasan tiempo al aire libre.

¿Cuáles son las causas del SIDA felino?

El SIDA felino es causado por el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF). El FIV es un retrovirus que pertenece al género lentivirus. El virus causa inmunosupresión generalizada, al agotar glóbulos blancos específicos (células T auxiliares).

Este agotamiento de los glóbulos blancos tiene un fuerte efecto negativo en el sistema inmunológico del gato, haciéndolo más susceptible a infecciones y enfermedades.

¿Cómo se transmite el SIDA felino?

El virus FIV que causa el SIDA felino se transmite principalmente de gato a gato a través de la saliva, a través de mordeduras.

El virus también se puede transmitir de las hembras preñadas a su descendencia en el útero o temprano en la vida a través de la leche. En casos raros, la infección puede transmitirse entre dos gatos de la misma casa que nunca han tenido la oportunidad de pelear o morderse entre sí.

¿El SIDA felino es contagioso para los humanos?

No. El FIV, que causa el SIDA felino, y el VIH, que causa el SIDA humano, son ambos lentivirus, pero los humanos no pueden infectarse con el FIV y los gatos no pueden infectarse con el VIH.

¿Cuáles son los síntomas del SIDA felino?

Los síntomas del SIDA felino están relacionados con la inmunosupresión, que permite una infección secundaria con otros patógenos.

Las señales de advertencia típicas incluyen:

  • Letargo
  • Falta de apetito
  • Fiebre
  • Linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos)

En las últimas etapas de la enfermedad, se observan una gran cantidad de signos graves de la enfermedad, que incluyen:

  • Gingivitis y estomatitis con halitosis, babeo y dolor al comer.
  • Pérdida de peso
  • Absceso
  • Signos respiratorios (como sibilancias y disnea)
  • Signos neurológicos (como cambios en el comportamiento y convulsiones)
  • Problemas de los ojos
  • Desordenes digestivos

Además de estos problemas, el SIDA felino está relacionado con una amplia variedad de otras infecciones intercurrentes.

Etapas de la FIV en gatos

Tres etapas siguen a la infección por FIV.

  1. la fase primaria. Esta fase incluye los primeros dos a cuatro meses después de la infección con el virus. Algunos gatos infectados son asintomáticos, mientras que otros gatos FIV muestran signos de enfermedad a corto plazo, que incluyen malestar, pirexia y posiblemente agrandamiento generalizado de los ganglios linfáticos. La mayoría de los gatos positivos al VIF se recuperan de esta fase inicial.
  2. La segunda fase, a veces llamada fase de retraso. Durante esta fase, los gatos no muestran signos de enfermedad y llevan una vida sana durante meses o años.
  3. La tercera fase conocido como estadio de inmunodeficiencia adquirida felina (FAIDS). Los signos que se presentan pueden depender de dónde está activo el virus en el cuerpo del gato.

La infección del sistema nervioso puede provocar signos neurológicos o cambios en el comportamiento, la infección del sistema digestivo puede provocar diarrea crónica. Los signos más destacados suelen estar relacionados con la inmunodeficiencia global provocada por el virus, con signos como pérdida de peso, inapetencia, fiebre, linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos) y gingivitis.

Otros problemas típicos son signos del tracto respiratorio superior como rinitis (inflamación del revestimiento de la nariz) y conjuntivitis, así como problemas repetidos con infecciones de la piel. Los gatos afectados también tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer (por ejemplo, linfoma), así como otras múltiples infecciones que no causarían problemas importantes en gatos con sistemas inmunológicos saludables.

sida felino

¿Cuánto tiempo viven los gatos con sida?

El pronóstico de los gatos VIF positivos sin signos de enfermedad puede ser muy bueno, y algunos gatos viven casi tanto como los gatos VIF negativos. En cambio, los gatos que han desarrollado sida felino, con signos graves de la enfermedad, tienen peor pronóstico.

Su vida útil restante puede ser de solo unos meses, pero con el tratamiento adecuado, se puede extender por varios años.

¿Cómo se diagnostica la FIV?

El virus de la inmunodeficiencia felina se diagnostica mediante un análisis de sangre, con diferentes opciones disponibles.

La mayoría de las pruebas realizadas internamente por veterinarios son pruebas de anticuerpos, basadas en el ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) o técnicas inmunocromatográficas (IC) para detectar anticuerpos del VIF.

Estas pruebas son precisas, con alta especificidad y sensibilidad. Pueden tratarse rápidamente, y el cuidador del gato a menudo espera el resultado en minutos. A menudo se utilizan pruebas combinadas, y la muestra de sangre se analiza para el virus de la leucemia felina al mismo tiempo que para el FIV, lo que tiene sentido ya que los signos de las dos infecciones virales pueden ser similares.

Los resultados positivos pueden seguirse enviando muestras a laboratorios externos, que ofrecen pruebas más especializadas.

A menudo se utilizan para confirmar dos veces un diagnóstico positivo o negativo. Las pruebas especializadas incluyen pruebas de inmunofluorescencia (IFA) y mancha occidental para la detección de anticuerpos contra el FIV, así como aislamiento de virus y la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para la detección del propio virus.

El aislamiento del virus es sensible pero requiere instalaciones especializadas, lo que lo hace caro y lento en comparación con otras pruebas de diagnóstico y, por lo tanto, rara vez se utiliza.

Las pruebas de PCR, que detectan los ácidos nucleicos del VIF, están ahora ampliamente disponibles. Son particularmente útiles para el diagnóstico de infección por VIF en gatitos jóvenes, donde los anticuerpos derivados de la madre gata infectada pueden interferir con las pruebas que utilizan los anticuerpos para realizar el diagnóstico.

Prueba de SIDA en gatos

El SIDA felino describe la enfermedad causada por el virus FIV, por lo que no existe una prueba específica para el SIDA. Si un gato que muestra signos de SIDA da positivo en la prueba del FIV, se considera positivo para el SIDA felino.

Cómo tratar el SIDA felino

Las personas que cuidan a los gatos deben trabajar en estrecha colaboración con su veterinario para definir una estrategia de tratamiento individualizada, pero se pueden utilizar algunos de los siguientes tratamientos.

  • Zidovudina (AZT) bloquea la enzima viral transcriptasa inversa, inhibiendo así la infección de nuevas células por el virus, pero no puede disminuir la multiplicación viral en células ya infectadas. El AZT es especialmente útil para prevenir que los gatos desarrollen SIDA felino a gran escala. escala, así como para tratar gatos con enfermedades neurológicas o gingivoestomatitis.
  • Interferón a Se ha utilizado, sus efectos inmunomoduladores y antivirales mejoran las tasas de supervivencia en algunos estudios, mientras que otros estudios han mostrado resultados menos convincentes.
  • Modulador inmunológico de células T (LTCI) estimula el sistema inmunológico y puede mejorar los signos clínicos y reducir la carga viral en los gatos afectados.
  • Insulina, administrada por vía intranasal, se ha asociado con una mejoría en algunos gatos con signos neurológicos de SIDA felino.
  • Terapia de apoyo general tiene un papel importante que desempeñar, utilizando antibióticos para infecciones bacterianas, evitando fármacos inmunosupresores como glucocorticoides y posiblemente eritropoyetina para estimular la producción de glóbulos rojos en gatos anémicos. En algunos casos, también se pueden recomendar transfusiones de sangre.

Cómo prevenir el SIDA felino

Los gatos de interior, mantenidos como mascotas únicas, no tienen riesgo de contraer el VIF o el SIDA felino. La esterilización juega un papel importante en la prevención, ya que los gatos machos castrados tienen un 80% menos de probabilidades de pelear que los machos enteros.

La propagación se produce por contacto directo entre gatos mientras se pelean, más que por el medio ambiente (por ejemplo, a través de comederos o arena) o aerosoles. El virus FIV se destruye fácilmente con detergentes y desinfectantes comunes y no vive mucho tiempo en el medio ambiente.

Si se trae un gato nuevo a un hogar, tiene sentido hacer primero una prueba de FIV.

Los gatos que se sabe que son positivos al FIV deben mantenerse en interiores para evitar la propagación de la infección a otros gatos, así como para reducir su exposición a otras enfermedades infecciosas. El control efectivo de los parásitos, la vacunación regular y una buena dieta son importantes para reducir la aparición de signos de un sistema inmunológico deficiente.

Vacuna contra el SIDA en gatos

Una vacuna de FIV con adyuvante de virus completo está autorizada en los Estados Unidos. Esta vacuna contiene subtipos A y D. inactivados. La eficiencia es variable. La vacuna no contiene el subtipo B, que es uno de los subtipos predominantes en los Estados Unidos. Se encontraron resultados inconsistentes en los estudios de provocación.

La vacuna FIV es considerada una vacuna no esencial por la Asociación Estadounidense de Profesionales Felinos (AAFP) y puede estar reservada para gatos con un estilo de vida riesgoso (por ejemplo, aquellos que viven con compañeros seropositivos para el FIV., Gatos al aire libre que tienden a pelear ).

Los gatos de más de 8 semanas pueden vacunarse con dos dosis administradas por vía subcutánea con 2-3 semanas de diferencia, seguidas de dosis de refuerzo anuales. Los gatos vacunados con la vacuna FIV darán un resultado positivo en las pruebas serológicas. Por lo tanto, deben identificarse (por ejemplo, mediante un chip electrónico) para que se sepa que han sido vacunados y que no se consideren erróneamente positivos para FIV debido a la exposición al virus.

El SIDA felino es una enfermedad compleja que ahora se conoce bien.

El diagnóstico de un análisis de sangre FIV positivo ya no es una razón para sacrificar a un gato sano, ya que muchos gatos positivos pueden llevar una vida larga y saludable.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
No queremos molestarte, pero nos obligan a decirte algo que ya sabes: que utilizamos cookies, solo es eso.    Configurar y más información
Privacidad