Bolas de pelo de gato: causas, síntomas y tratamiento

Bolas de pelo de gato

Bolas de pelo de gato

Una bola de pelo de gato es una de esas cosas que es exactamente lo que parece: una bola de pelo, procedente de un gato. El nombre científico de las bolas de pelo es tricobezoard.

Las bolas de pelo se producen cuando los gatos ingieren su propio pelo mientras se arreglan. Aunque el pelo suele pasar por el tracto digestivo del gato (donde acaba siendo excretado en las heces), hay ocasiones en las que queda algo de pelo en el estómago.

Debido a que los pelos no se pueden digerir, los que no pasan del estómago al intestino terminan en el estómago, donde permanecen. Los gatos a menudo «escupen» (más concretamente, vomitan) bolas de pelo, por lo que los dueños de gatos a menudo las encuentran en el piso o en los muebles.

Si el gato no expulsa una gran bola de pelo (ya sea vomitándola o pasándola por el sistema digestivo y eliminándola mediante la defecación), puede provocar una obstrucción potencialmente mortal en el tracto intestinal.

¿Cuáles son las causas de las bolas de pelo de gato?

Casi todos los gatos tienen bolas de pelo, pero algunos son más propensos a tener bolas de pelo recurrentes o frecuentes que otros.

  • Las bolas de pelo recurrentes se observan comúnmente en ciertas razas de gatos de pelo largo como los del Himalaya, los Maine Coons, los gatos del bosque noruego, los persas, los muñecos de trapo y los siberianos, o en todos los gatos de raza pura o mestiza que tienen mucho pelo.
  • Las bolas de pelo también pueden ser un problema en los gatos que se acicalan obsesivamente (un comportamiento que a menudo es un síntoma de ansiedad o estrés).
  • La falta de cepillado regular del dueño de un gato también puede hacer que el gato ingiera demasiado pelo al acicalarse, lo que puede provocar la formación de bolas de pelo.
  • Por último, algunos gatos pueden desarrollar bolas de pelo recurrentes si tienen problemas de motilidad gastrointestinal (la capacidad de los músculos del estómago y los intestinos para mover la comida, y en este caso el pelo, a través del tubo digestivo).

¿Cómo se ven las bolas de pelo de gato?

Todas las bolas de pelo de gato se ven diferentes, pero por lo general son bolas de pelo mojadas saturadas de un líquido transparente o amarillo que puede ser espumoso o viscoso.

También puede ver comida en la masa de bolas de pelo del vómito. Aunque se llaman bolas de pelo, no siempre tienen forma de bola cuando tu gato las vomita. Los pelos (que podrían haber parecido un bulto en el estómago) se estiran y comprimen a medida que atraviesan el esófago.

Esta es la razón por la que las bolas de pelo de los gatos suelen parecer tubos de pelo largos y delgados. Las bolas de pelo pueden ser grandes o pequeñas, formadas como un solo grupo grande o divididas en varias bolas de aspecto tubular. Si hay mucho líquido o comida en el vómito, a veces puede ser difícil ver los pelos.

¿Cómo saber si tu gato tiene bolas de pelo?

La señal más obvia de que su gato tiene bolas de pelo es encontrar una en el suelo. Antes de toser una bola de pelo, los gatos generalmente se acurrucan en el suelo y hacen crujidos, toses o arcadas.

Sin embargo, a veces los gatos tienen bolas de pelo y no pueden vomitarlas. El pelo atascado en el tracto intestinal puede causar problemas graves. Por tanto, es fundamental que un veterinario examine a su gato si sospecha que tiene bolas de pelo.

Aquí hay algunas señales de que un gato tiene bolas de pelo:

  • Tos, arcadas o piruetas sin producir una bola de pelo.
  • Vómitos con o sin pelos visibles.
  • No coma ni coma menos de lo habitual
  • Letargo (falta de energía / falta de actividad)
  • Actúa como si le doliera

Otros problemas de salud que parecen bolas de pelo de gato

A veces es difícil saber si tu gato tiene bolas de pelo o algún otro problema de salud. Dos problemas de salud que a menudo se hacen pasar por bolas de pelo son el asma y los vómitos (por motivos distintos a las bolas de pelo).

Sin embargo, hay algunas pistas que puedes buscar para ayudarte a descubrir qué puede estar pasando con tu gato.

¿Bola de pelo o asma?

Los gatos con un ataque de asma tienen sibilancias, que pueden ser muy similares a los ruidos de tos y arcadas que hace un gato cuando intenta expulsar una bola de pelo. Para distinguir un gato que resopla de un gato que escupe una bola de pelo, preste atención a dos cosas. Primero, observe cuidadosamente la postura del gato.

Un gato con sibilancias se inclina muy bajo en el suelo y estira la cabeza y el cuello en un intento de aspirar más aire.

Un gato que escupe una bola de pelo generalmente tendrá la espalda un poco más arqueada y su cabeza y cuello estarán hacia abajo en lugar de hacia afuera. Lo segundo que hay que comprobar es la presencia de una bola de pelo. Si ve una bola de pelo, probablemente sea la causa de la tos y el bostezo.

¿Bola de pelo o vómito de gato?

Cuando un gato «escupe» una bola de pelo, de hecho está vomitando. Sin embargo, los gatos pueden vomitar por otras razones que no involucran bolas de pelo.

Si ve pelo en el vómito, es probable que el vómito se deba a una bola de pelo, especialmente si su gato no está claramente enfermo de otra manera. Si su gato vomita y está enfermo (no come, está letárgico y / o tiene diarrea), es posible que no sea solo una bola de pelo.

También es posible que un gato que tenga una bola de pelo en el estómago vomite sin producir pelo, por lo que la ausencia de pelo en el vómito no siempre es un indicio de la causa del vómito. Si su gato vomita repetidamente, es necesaria una visita al veterinario para investigar la causa.

Tratamiento de bolas de pelo en gatos

El tratamiento con bolas de pelo de gato implica primero tratar la bola de pelo actual de su gato, luego hacer cambios en el estilo de vida y agregar alimentos a su dieta para prevenir futuras bolas de pelo. Una visita a su veterinario puede descartar cualquier causa médica detrás de la bola de pelo, como problemas de motilidad gastrointestinal, e identificar un bloqueo potencial.

Si hay una obstrucción, la bola de pelo atraviesa el estómago pero se atasca en los intestinos. Esta situación puede poner en peligro la vida, por lo que es importante evacuar la bola de pelo. En algunos casos, el tratamiento consiste en administrar líquidos y laxantes para ayudar a que la bola de pelo se mueva. En casos más severos, su veterinario debe extirpar quirúrgicamente las bolas de pelo del gato.

Una vez que se haya tratado la bola de pelo actual, su veterinario le recomendará los siguientes cambios en el estilo de vida para ayudar a prevenir la recurrencia de la bola de pelo:

Remedio oral para bolas de pelo en gatos

Los remedios de bolas de pelo con vaselina como Laxatone ayudan a lubricar el cabello para que pase más fácilmente a través del tracto gastrointestinal de los gatos. Algunos dueños de gatos prefieren usar remedios de bolas de pelo sin petróleo, que funcionan igual que los productos a base de petróleo, pero están hechos con otros tipos de lubricantes.

Remedios caseros

Una de las formas más naturales y fáciles de reducir las bolas de pelo es cepillar a tu gato con frecuencia. Cuanto más pelo perdido retire del pelaje de su gato, menos ingerirá mientras se acicala. Una desbrozadora diseñada para gatos, como la FURminator, puede ser muy útil para gatos con una capa interna densa.

Comida para gatos contra las bolas de pelo

Algunos alimentos para gatos están especialmente formulados para ayudar a prevenir las bolas de pelo. Estos alimentos contienen fibra adicional y ciertos ingredientes destinados a lubricar el tracto. intestinal.

Siempre consulte a su veterinario antes de cambiar la comida de su gato y realice cambios en la dieta de forma gradual para evitar malestar estomacal.

Golosinas para gatos con bolas de pelo

Al igual que la comida para gatos destinada a la prevención de bolas de pelo, las golosinas especiales para gatos para la prevención de bolas de pelo también contienen fibra e ingredientes lubricantes. Las golosinas para gatos destinadas a prevenir las bolas de pelo deben administrarse de acuerdo con las instrucciones del paquete y, como todas las golosinas, no deben representar más del 10% de la dieta total de su gato.

No ignores las bolas de pelo de gato

Tenga en cuenta que las bolas de pelo de gato no son «normales».

Si bien es normal que un gato ingiera algunos pelos mientras se arregla, en un gato sano los pelos deben pasar por el tracto digestivo y ser expulsados ​​del cuerpo en las heces. Los gatos que tosen bolas de pelo más de una o dos veces al mes deben ser examinados por su veterinario. Los gatos que tienen bolas de pelo recurrentes deben realizar cambios en su estilo de vida para reducir la incidencia de bolas de pelo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
No queremos molestarte, pero nos obligan a decirte algo que ya sabes: que utilizamos cookies, solo es eso.    Configurar y más información
Privacidad