10 causas de agresión en los gatos

causas de agresión en los gatos

Causas de agresión en los gatos

Las causas de agresión en los gatos es un problema importante que puede provocar lesiones en humanos y mascotas. Si bien la agresión felina hacia los humanos no se informa con tanta frecuencia como los ataques de perros, representa un desafío significativo para los dueños de gatos, un problema de salud pública y un problema que, lamentablemente, a menudo conduce al abandono del animal.

Reconsideremos nuestras ideas sobre la agresión y decodifiquemos lo que motiva a los gatos como especie a comportarse «agresivamente» hacia los humanos, otros gatos y otras mascotas. Además de conocer las razones por las que los gatos pueden parecer agresivos, discutiremos métodos para combatir esta animosidad con el fin de hacer que el hogar sea más armonioso.

¿Qué es la agresión en los gatos?

La agresión se describe como una advertencia o un ataque dirigido a uno o más individuos: intraespecíficos (la misma especie) o interespecíficos (diferentes especies).

La agresión es una respuesta innata en los gatos que es esencial para su supervivencia como depredadores territoriales y autónomos. La agresión puede ser normal o anormal según el contexto, pero en general se asocia con la autoconservación del animal y se correlaciona con el miedo.

Decodificar las causas de agresión en los gatos

¡La agresión no es un diagnóstico ni un rasgo de mal genio!

Las emociones que sienten los felinos se originan en su cerebro hereditario, a menudo denominado «motivaciones emocionales», que es responsable de la excitación expresiva instintiva.

El comportamiento agresivo puede ser interpretado por la motivación receptiva que lo refuerza (Halls, 2020).

De acuerdo a Panksepp, la excitación negativa está asociada con:

  • Frustración
  • Miedo-ansiedad
  • Pánico

La hostilidad también puede manifestarse en varias circunstancias. La verdadera hostilidad puede ser pasiva (encubierta) o activa (abierta).

Dado que múltiples formas de asalto pueden resultar en el mismo gruñido, manoseo, rascado y el uso ocasional de dientes y garras, a veces puede llevar un tiempo categorizar el tipo de asalto que ha presenciado.

Clasificaciones de ataques

Los gatos pueden exhibir un comportamiento agresivo debido a varias motivaciones. Es importante diferenciar el tipo de agresión para afrontarla de forma eficaz.

Agresión hacia los humanos

Las causas de agresión en los gatos hacia los humanos generalmente están relacionadas con si los felinos están siendo manipulados o jugando en la casa. Desafortunadamente, la mayoría de los ataques están dirigidos a miembros de la familia, uno estudio indicando que son más comunes contra niños y mujeres.

A medida que continúa la investigación científica sobre el impacto del estrés prenatal (antes del nacimiento) y posnatal (después del nacimiento) en las reinas, así como el destete, en el desarrollo conductual de los gatitos, se ha descubierto que la exposición intensa al estrés prenatal puede conducir a una mayor sensibilidad y capacidad de respuesta a los factores estresantes. Por lo tanto, los gatitos pueden tener una capacidad reducida para manejar situaciones traumáticas y exhibir una mayor emocionalidad en forma de niveles anormales de miedo y agresión.

Además estudio hallazgos recientes han encontrado que las experiencias tempranas y el destete prematuro pueden aumentar la agresión y los comportamientos estereotipados en los gatos. Es posible que los gatitos criados a mano no aprendan a lidiar con la frustración ya que su reina no los desteta, a pesar de los mejores esfuerzos de su cuidador; para algunas personas, esto puede conducir a comportamientos problemáticos como la agresión vinculada a la frustración.

Los casos de agresión individuales deben evaluarse de forma individual, junto con un examen veterinario, tomando información detallada sobre el gato, su entorno, incluido el desencadenante inicial y la progresión del problema. El curso de acción variará para cada uno dependiendo de los factores causales y las situaciones.

Echemos un vistazo a las seis razones principales de la aparición de un comportamiento agresivo hacia los humanos, junto con técnicas efectivas de manejo y prevención:

Miedo a la agresión

Aunque algunos gatos son más temerosos que otros, principalmente debido a la mala socialización humana durante el período sensible del gatito (2-8 semanas), este tipo de antagonismo miedo-ansiedad afecta a un gato que se enfrenta a otros completamente nuevos. animal, una situación desconocida o desagradable y experiencias negativas.

La agresión basada en el miedo puede aumentar si el dueño asocia al gato con otro estímulo que lo pone ansioso.

Por ejemplo, esto puede suceder cuando un dueño manipula a otro gato y luego se acerca a su gato. El olor del gato desconocido puede desencadenar una agresión hacia el dueño.

Un gato que se siente amenazado puede comportarse a la defensiva cuando se le acerca.

La actitud del gato incluirá ponerse en cuclillas en el suelo, orejas aplastadas detrás de la cabeza y posible piloerección, mientras que su reacción puede incluir vocalizaciones como señal de advertencia para retroceder, morder o rascarse según el nivel de peligro y excitación sospechados.

No intente consolar físicamente a su gato cuando tenga miedo, ya que esto podría provocarle lesiones y empeorar su pánico.

Cambiar el comportamiento aterrador requiere mucha persistencia, ya que cada gato reacciona de diferentes maneras.

Proporcione muchos escondites para que el gato escape y combine estas posibilidades de escondite con interacciones estructuradas. Se debe evitar el contacto forzado con nuevas personas o mascotas, mientras que una combinación de técnicas de desensibilización y modificación del comportamiento finalmente disminuirá el miedo.

Agresión / juego depredador

Juego mal dirigido / comportamiento depredador de búsqueda de atención se manifiesta como un salto seguido de un ataque rápido de manos y pies. La causa más común es la interacción inapropiada de los dueños que juegan con los gatitos con sus manos. Los gatitos están sobreestimulados y juegan duro, pero los padres no toman ninguna medida para frenar este comportamiento.

Aunque los gatitos a menudo juegan ruidosamente con otros gatitos o gatos, la reina enseñará a sus crías a suavizar su juego.Los gatos adultos a los que no se les enseñó a controlar sus reacciones cuando eran gatitos pueden jugar de manera demasiado agresiva con las personas.

Algunos gatos también pueden «engañar» a sus dueños cuando pasan junto a ellos saltando desde detrás de los muebles y pateando sus pies. A menudo, este comportamiento se ve reforzado por la reacción del propietario, que retira sus extremidades o corre como una presa, lo que inspira respuestas depredadoras.

Para evitar el juego inapropiado y la agresión depredadora, enséñeles a los gatitos a jugar apropiadamente desde una edad temprana redirigiéndolos a objetos inanimados como pelotas de ping-pong, juguetes de «caña de pescar» donde una persona está jugando. Mueva una varita, pero donde el gato persigue el juguete al final de la varita en lugar de las extremidades.

Además, enriquezca el entorno de su gatito con sesiones de juego diarias. Brinde múltiples oportunidades para escalar y explorar, oportunidades para resolver problemas y acceso al aire libre si es posible.

Evite el castigo, mantenga la calma y no reaccione exageradamente. Dejar para evitar reforzar el comportamiento de agarre.

Agresión inducida por caricias

Para el dueño de una mascota cariñosa, este tipo de enemistad puede parecer engañosa y exasperante, especialmente porque su gato puede anhelar atención y luego terminar la interacción inesperadamente mordiendo o rascándose.

Este es el caso cuando un gato desea tener contacto social, pero no una interacción muy intensa como abrazos en varios lugares del cuerpo o abrazos profundos. Un gato adulto amigable puede disfrutar de las caricias suave por períodos cortos de tiempo cuando lo desee, pero se frustrará o excitará fácilmente y puede rebelarse mordiendo las manos de su dueño.

Un gato puede desarrollar aún más una sensación de conflicto entre el placer y el peligro si se relaja demasiado. Puede provocar un gesto violento repentino. Nuevamente, estos gatos responden a un mecanismo de supervivencia innato diseñado para protegerlos de las amenazas.

Para manejar a un perro que se agita o se emociona con facilidad, los propietarios deben tener en cuenta señales de advertencia efectos sutiles del gato y evitar mimos o caricias prolongadas de las partes del cuerpo que lo hacen vulnerable (estómago, pecho o espalda).

Agresión inducida por dolor

Un gato enfermo puede perder los estribos sin darse cuenta debido a un umbral de tolerancia más bajo, ya que con mayor frecuencia siente dolor, angustia e irritación. La respuesta agresiva de un gato a la incomodidad probablemente se deba a la anticipación o la experiencia del dolor cuando lo tocan, lo que se relaciona con el contexto.

Las enfermedades comunes relacionadas con el comportamiento agresivo son la enfermedad degenerativa de las articulaciones (EAD), el hipertiroidismo, las afecciones dentales y los trastornos neurológicos.

Las opciones para el manejo de la incomodidad deben incluir ver a un veterinario, controlar el dolor, terapias complementarias y evitar tocar partes dolorosas del cuerpo porque pueden ser causas de agresión en los gatos.

Agresión redirigida

Cuando un gato se siente frustrado o agitado por un estímulo que no le permite lograr el resultado deseado, puede responder «redirigiendo su agresividad» hacia el objetivo (es decir, un ser humano u otro animal doméstico) ubicado cerca en lugar de hacia la fuente. .

Las causas de agresión en los gatos típicas son ver a otro gato a través de la ventana, la incapacidad de ahuyentarlo porque está encerrado dentro o cuando un dueño levanta a un gato mientras está peleando entre ellos. Del mismo modo, un gato asustado por un ruido excesivo repentino puede causar inquietud que resulte en un resentimiento redirigido.

Para evitar molestias, intente identificar la causa del estrés y elimínela si es posible. Si la fuente es otro gato, corra las cortinas o coloque una película opaca en la parte inferior de una ventana completa. En casas con varios gatos, enriquece el entorno del gato dándole acceso ilimitado a todos los recursos y dale momentos al aire libre. Los gatos son sensibles a los cambios, así que mantenga su entorno libre de ruidos fuertes y visitantes ruidosos.

Agresión materna

Aunque la agresión materna es menos común, algunas reinas que amamantan a sus crías en el período posnatal pueden mostrar ferocidad al acercarse a ciertos individuos.

Para minimizar la agresión y reducir el estrés en la reina y sus gatitos, limite el número de invitados, proporcione un sitio de anidación tranquilo y libre de estrés y minimice la alteración del olor del nido. Siempre observe cuidadosamente el comportamiento de la Reina cuando alguien esté cuidando a su descendencia para asegurarse de que se sienta cómoda con su presencia.

Finalmente, echemos un vistazo a un problema común al que se enfrentan varios hogares de gatos en la actualidad:

Las agresión entre gatos

La agresión entre gatos se puede clasificar como relacionada con el conflicto, relacionada con el miedo, relacionada con el juego y redirigida, provocada por la presencia de otro gato o la separación de los residentes después de la hospitalización.

Aunque muchos dueños de gatos creen que cuantos más gatos más te ríes, los felinos son especies territoriales solitarias que generalmente no aceptan gatos recién adoptados en un hogar. Las discusiones entre gatos son un lugar común, explícitamente cuando los individuos no se relacionan o socializan juntos durante el período sensible.

Se ha informado que los conflictos entre gatos dentro de la misma casa ocurren al menos una vez al mes. A menudo es sutil y con frecuencia resulta en angustia felina y alteraciones del comportamiento. Como anécdota, un gato que es frecuentemente víctima de la obstrucción de recursos esenciales puede sufrir estrés crónico, lo que puede incrementar el riesgo de cistitis idiopática o alopecia.

El contacto social de la reina con su descendencia es de vital importancia para el desarrollo normal emocional y conductual. Se ha demostrado que los gatitos completamente privados del cuidado materno tienen un mayor riesgo de desarrollar respuestas temerosas o agresivas hacia otros gatos y también exhiben capacidades de aprendizaje reducidas (Seitz, 1959).

Para prevenir ataques en hogares donde viven varios gatos, es recomendable realizar introducciones progresivo al adoptar un gato nuevo. Numerosos estudios sugieren que la exposición temprana y las interacciones positivas con otros felinos durante el período de sensibilidad son especialmente importantes para fomentar una mayor aceptación de otros gatitos, incluida la formación de vínculos sociales más adelante en la vida. Asimismo, los productos con feromonas pueden ayudar a minimizar la hostilidad y facilitar las presentaciones.

La prevención de conflictos entre gatos requiere ajustes ambientales destinados a promover la distribución de los gatos, reducir la competencia por los recursos, reducir la angustia, la irritabilidad, las emociones negativas y aumentar la autoconfianza del gato.

Conclusión

Cualquier forma de agresión es peligrosa y presenta un desafío importante para los dueños de mascotas. Aunque las clasificaciones difieren, las causas de agresión en los gatos generalmente se asocian con miedo, frustración, juego equivocado o enfermedad.

Las diferentes formas de agresión a menudo se abordan mediante cambios en el comportamiento y el entorno. Sin embargo, la mayoría de los casos requieren una visita al veterinario para descartar un problema médico.

Las agresiones suelen ser difíciles de diagnosticar y tratar. Por tanto, es fundamental buscar la ayuda de un especialista en comportamiento animal cualificado que pueda desarrollar un plan de tratamiento personalizado para su compañero felino.

Preguntas frecuentes

¿Por qué un gato de repente se vuelve agresivo?

La agresión repentina es a menudo un signo de un proceso patológico o una condición médica. En casos atípicos, como convulsiones parciales en la región límbica, los gatos pueden exhibir una agresión impulsiva que no tiene un desencadenante aparente o una causa ambiental.

Si su gato ha tolerado la manipulación antes y de repente comienza a mostrar agresión cuando lo acaricia, programe una cita con su veterinario.

¿Qué significa para tu gato volverse agresivo?

Las causas de agresión en los gatos pueden ser un signo de comportamiento, no un diagnóstico. Suele estar motivado por el miedo a estímulos desconocidos, la frustración por un manejo inadecuado o prolongado, así como la angustia de un gato incapaz de escapar de una experiencia negativa, por ejemplo en una clínica veterinaria. El comportamiento agresivo puede incluso desencadenarse por el dolor o una provocación externa a la que el gato no puede responder de inmediato y puede redirigir su hostilidad hacia el dueño u otra mascota cercana.

Aquí hay algunos signos a tener en cuenta cuando un gato te indica que está a punto de ser agresivo: pupilas dilatadas y mirada fija, posición en cuclillas y tensa, movimiento de la cola de lado a lado, piloerección acompañada.

¿Los gatos pierden su agresividad mientras juegan?

El comportamiento de búsqueda de atención a través del juego es común en gatitos y gatos jóvenes muy activos, especialmente por la noche, al amanecer / anochecer o a la hora de comer.

Los gatos aburridos y solitarios acecharán, saltarán y atacarán a los humanos si son descuidados o si no tienen tiempo de juego regular.

A la mayoría de los gatos les va bien a medida que crecen cuando los dueños mejoran la vida de sus gatos enseñándoles a jugar apropiadamente usando juguetes colgantes en lugar de usar sus manos y pies. Los propietarios deben redirigir a los gatitos a juguetes que imiten a sus presas, ofrecer juegos interactivos dos veces al día con un bastón de plumas e introducen caminar con una correa y hacer clic en el entrenamiento.

¿Cómo saber si sus gatos están jugando o peleando?

Las personas afiliadas se perseguirán, se acecharán, se abalanzarán y se golpearán con las patas. Las sesiones de juego suelen ser tranquilas y los gatos luchan rodando de costado o de espaldas. Las mordeduras también se pueden encontrar en una forma leve sin causar lesiones o dolor. Los gatos felices no rascarán, silbarán, patearán ni gruñirán, y habrá una sensación de equilibrio y juego.

En una agresión defensiva sin juego, un gato se posiciona de forma muy protectora al ponerse en cuclillas, alejarse del receptor, aplanar las orejas, meter la cabeza y erizar el pelaje con silbidos y gruñidos. En caso de una agresión ofensiva, un gato se colocará en una postura muy amenazante: endurecerá las patas, mostrará piloerección, fijará el objetivo y caminará hacia él con la cola rígida, emitiendo largos maullidos y gruñidos.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
No queremos molestarte, pero nos obligan a decirte algo que ya sabes: que utilizamos cookies, solo es eso.    Configurar y más información
Privacidad